Negocios

Estrategias corporativas en inversiones

Las relaciones con los inversores atañen el vínculo entre la empresa y quienes confían en ella. Esta interacción es un elemento importante en las operaciones bursátiles. Son un puntal para la credibilidad de la compañía. Permiten mantener constante el flujo de inversión. Es por eso que esta labor debe delegarse en gente experta. Una buena recomendación es el la web de Christian Silbergleit, donde se ofrecen servicios al respecto.

Nunca es unilateral la relación entre estas dos partes. Incluso, no se recomienda que sea así. Hay que dejar que los inversores emitan sus opiniones. Es importante escuchar y sopesar sus puntos de vista. Ello permite conocer las razones por las cuales han apostado por la empresa. También, hacerlos sentir cómodos. Darles a entender que se les valora más allá de sus aportes pecuniarios.

La economía es una ciencia social. Implica valores numéricos. Ciertamente, a veces es un tanto fría. Incluso, es abstracta en sus concepciones. Sin embargo, no deja de ser “social”. Debe tener en cuenta las relaciones humanas. Ideas como la de crear confianza, o tener mayor apertura son relevantes. El factor de relaciones sociales entreteje un potencial en las finanzas. Estos son aspectos que los profesionales en el área deben manejar.

¿Desde cuándo se inicia el proceso de interacción con los inversores?

Este proceso se maneja desde antes de la fase de salida a bolsa. En este instante inicial, las compañías buscan una inversión inicial. Para ello, emprenden una campaña para exhibir su comerciabilidad. Es decir, dar a entender que son seguras. Que la compra de sus bonos garantiza una inversión 100% redituable.

Lo importante es que los inversores se mantengan. Es lo que muchos llaman fidelizarlos. Nos referimos a crear con ellos una suerte de sociedad de capitales. ¿Cómo se logra esta fidelización? Pues, con ayuda de la comunicación. El continuo feedback desencadena confianza y lazos que son complejos de quebrantar. Además, es una manera de relanzar el estímulo. A esto se añade que un buen inversor suele atraer a otros, ampliando así el círculo de opciones para tener liquidez.

Las maneras de mantener la comunicación con los inversores

Esta labor debe ser llevada a cabo por personas expertas en el área. Hay asesores financieros que hacen este laburo en forma ejemplar. Parten de conocer a fondo lo que los inversionistas desean saber. También, saben muy bien como darles la información. Algunas tácticas al respecto son las siguientes:

  • Hablar siempre del estatus de la inversión: explicar cómo se ha usado la liquidez y sus resultados. Dejar en claro que este dinero se emplea de manera inteligente. Igualmente, demostrar que cada céntimo invertido se multiplica en el tiempo.
  • Presentar material gráfico: lo mejor es hacer presentaciones. Tablas, esquemas y datos que se comprendan de un solo vistazo. Hay que recordar esa frase que asevera que “una imagen vale más de mil palabras”. No hay nada que un gráfico donde sea en colores de manera llamativa el porcentaje de ganancia. ¡Es algo que gusta y seduce a los inversores!
  • Emitir informes: los informes son necesarios. Hay que dar un ejemplar a los inversores. Estos pueden ser impresos, aunque en esta época son recurrentes los formatos digitales. Son la manera de expresar detalladamente el uso de la inversión. Un consejo importante es que deben ser honestos. No dejar nada sin decir ni torcer la información.
  • Boletines periódicos: es distinto al informe y a la presentación gráfica. Puede ser por medio del email, o descargable en un portal web. Es información sucinta, por lo general emitida de manera semanal. Su intención es mantener la información de manera constante. No dejar que el intercambio con el inversor se diluya entre reuniones o encuentros esporádicos.
  • Reuniones y eventos en fechas especiales: se suelen hacer cuando se desea una reinversión. Suelen ser anuales. Ocurren cuando el contrato o bono de inversión se finiquita. Entonces, se espera renovarlo. Suele acompañarse de presentaciones. También, es algo ameno, que motive a los inversores a seguir con el proyecto.

Beneficios de una buena relación con los inversores

Son muchas las bondades de llevar a cabo esta actividad. Por eso, muchas empresas invierten en tener un departamento para tal fin. Entre las ventajas podemos indicar las siguientes:

―Acceso al capital

Permite reconocimiento y credibilidad para la empresa en el mercado. La torna más atractiva a los ojos de otros inversores. Esto hace que llegue más capital. Las buenas compañías suelen tener una excelente reputación en la comunidad de inversores.

―Liquidez

Esta es una consecuencia lógica. Además, algo ideal en toda finanza empresarial. Las empresas pueden seguir con sus activos. No necesitan venderlos o convertirlos en formato monetario. Tampoco arrendarlos o usarlos como aval de préstamos. Para ello, cuentan con el capital que les dan los inversores. Esto permite invertir, negociar e inyectar dinero donde sea necesario.

―Mejorar la valoración de las acciones

Una empresa necesita que sus acciones ganen credibilidad. Esta usualmente se apuntala en la opinión se sucesivos inversores. Es interesante que el valor de una compañía crece no por su propio capital, sino por el capital externo vinculado a ella.

―Aumento de visibilidad

Sin que sea una estrategia de marketing, permite darse a conocer. Una excelente relación con los inversores se divulga con facilidad. Esto hace que las empresas sean mencionadas en diversos ámbitos.

Solo resta indicar que la relación con inversores nunca debe abandonarse. Es obligatoria mantenerla en el tiempo. Solo así se logra su constante confianza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *